Aprendamos a decir no

elizabethful 21 julio 2010 0


manos y corazon¿Por qué muchas personas soportan largas jornadas de trabajo y cuando llegan a sus casas, siguen realizando tareas que no les gustan o no quieren hacer? ¿Por qué se sienten obligadas a hacerlo? Debido al miedo al rechazo, al no ser aceptado o querido.  Muchas veces, cuando se les propone dejar de realizar esas tareas o no aceptar hacerlas, no pueden hacerlo, como si no dependiera de ellas decir que no pueden o no quieren, como si fuese una obligación moral el decir que si a todo lo que se les pide. Para muchos de nosotros, decir no, es muy sencillo, sobre todo cuando ya tenemos mucho trabajo o muchas actividades, pero para estas personas al decir que no pueden surgirles miedos profundos como la no aceptación, el rechazo, el quedar mal con alguien, que no los quieran, etc., lo que los lleva a sobrecargarse y soportar altísimos niveles de ansiedad y stress. Lo que se debe entender, es que tenemos que decir lo que queremos, pensamos o necesitamos, de forma clara y segura, pero no agresiva y no por ello vamos a ser menos, ni nos van a querer menos o vamos a ser malas personas. Debemos ejercitar el decir no, para poner límites a los demás y afirmar nuestra autoestima ante los otros.  Aprender a comunicarse con los demás, sin miedos, sino de manera asertiva, sabiendo que todos tenemos derecho a decirlo. Esto nos puede llevar a reflexionar sobre cuál es la relación que tenemos con cada una de las personas que están en nuestra vida.  Pensar en que no decimos que no sólo porque no soporto la idea de que no me quiera tal o cual persona, es subvalorarse. Aumentemos nuestra autoestima y digamos no a lo que no podemos hacer, con lo que no podemos cumplir o que simplemente no tenemos ganas de hacer y no nos torturemos más con todo tipo de excusas que nos llevan a seguir aceptando tareas que nos agobian.