Los miedos

elizabethful 5 Agosto 2010 0


Pollo y cáscaraEl miedo ha existido en el mundo, desde el  principio de los tiempos y el ser humano todavía no puede eliminar su existencia. El miedo puede ser una fuerza positiva en determinadas situaciones, pero, también puede ser una fuerza de energía muy perjudicial. Puede dirigir a alguien en la dirección opuesta a una oportunidad, o  detener a alguien antes de hacerse un daño emocional, mental, espiritual o físico. A veces, el miedo no es saludable, con él viene la ansiedad, la vacilación, la resistencia al cambio y el progreso. Así que ¿por qué se tolera? ¿Por qué seguir conduciendo a la humanidad a ser destructiva y no productiva?La verdad del asunto es, que el miedo no es real. Se fabrica y es una excusa de autosabotaje. Pero, es opción de cada persona, el decidir si se sigue o no con este mecanismo de defensa. Elija vivir la vida, a través del poder del amor. El amor, echa fuera todo temor. Los dos, no pueden coexistir en un solo pensamiento o acción. Suena más fácil de lo que es, sobre todo cuando el mundo es volátil y es el hogar de todos nosotros durante todo el tiempo en que vivimos.  Por lo tanto, basarse en  la actualidad, que es todo lo que existe, en verdad, el ahora. Vivir el momento y permitir la posibilidad de la grandeza y la belleza, va a ocurrir en la medida en que se pueda expulsar el miedo. La mente, que no es sino un equipo completo de datos, una compilación de verdades, mentiras, cuentos de hadas y  pesadillas, entre otras cosas, a veces, tiene un mal funcionamiento y puede que otras partes también se desarreglen. Cuando la mente envía una falsa alarma, lo que lo hace varias veces en el día, las respuestas emocionales y físicas son la respuesta. Emocionalmente, uno puede sentirse ansioso, asustado, preocupado, confundido, aterrorizados y aislados. Físicamente, se puede sentir mal del estómago, tener dolor de cabeza, vómito, ataques de pánico o experiencias que pueden llevar a  una completa catástrofe. Todo, porque la mente decidió enviar una alerta por temor, aunque la situación actual no lo demanda. El amor, es la llave maestra que abre la puerta a la posibilidad positiva.